DEJAR PASAR



Cuando yo te amaba
pedí campanas
que sólo para mí tañían.

Y la lluvia
Ah! La lluvia
ni siquiera me mojaba

Ni la curva ardiente de tus lágrimas
pensando en lo infinito de un milímetro
quemaba.