297.- BUSCO TRABAJAR

Cuando empapelo mi país con mi currículum
la secretaria me pregunta
si tengo algo más interesante que mostrar
la ciudad horrible que dibujo
los riachuelos con orillas de artefactos
y el humo ennegreciendo en el rostro de su hijo
el exceso de voltaje en la silla ortopédica del viejo padre
y su cupón de los descuentos
la mayonesa de sus codos, la carcaja bajo el puente
del que no pagará jamás una pensión alimenticia
no le sirven.

pide mis anteojos antibalas el paraguas diplomado
mis años de experiencia haciendo cola
tropezando en la mitad de la calzada
callado en la cabina de la grúa
manipulando las poleas
y la carga tributaria sazonando caldos de pollos desabridos
no le sirven.

alegrías con mis notas de corneta y de bebidas
y milagros al recuperar su billetera
una porción adicional de chocolate
un roce del amor primero al salir el sol de la mañana
no le sirven.

pide un curriculum perfecto que parezca de novela
en hoja inmaculada con mi foto
con el tamaño justo del archivo de carpetas
para que alguna vez me llame
si el servicio lo requiere.

298.- CUANDO, CUÁNDO, CUANDÓ

Cuando mi vida ay cuando
Cuando adivino que este poema no tendrá fin.
Cuando fiero estoy para que no muerdas
Veloz para tomar las valijas del destierro
Perimetral para que no hieran
Mudo para no ser el inmolado
Similar para no ser detectado.

Sé lo que es disimular
Conocer las claves
Sobrevivir anónimo
¿Quien podría no saberlo
después de convivir con ustedes
todos estos años?

299, SALOMONICAMENTE


Cuando Salomón andaba a patadas con las princesas
y las princesas eran sesenta,
ochenta las concubinas,
innumerables las  impúberes,
yeguas del faraón,
hermosas sin defectos,
fragantes como el licor de las granadas,
delicadas como tules
sobre el lecho,
pero sólo tú eras perfecta
amando sin saber lo que se ama.

300.- ERGO SUM

Cuando el asesino de Kennedy soy yo
el asesino de Gandhi soy yo
el asesino de Trosky soy yo
el asesino de Malcom X soy yo
el asesino de Luther King soy yo
el asesino de Sacco y Banzetti soy yo
el asesino de Lincoln soy yo
el asesino de Lennon soy yo
el asesino de Allende, soy yo;
soy la circunstancia

301.- LA LETRA L

Cuando la letra “L
presume un desterrado disparo separado
disperso o excluido
lo cual en el diccionario bíblico se define como diáspora
y se resume en desbandada
por Rusia, Cuba, México, Rumania, Francia, España,
Suecia, Holanda, Italia, Hungría o Canadá
y se asumen como:
albergados, 
amparados, 
huérfanos,
refugiados 
menesterosos.

Si se hubieran desbandado
por Argentina, Uruguay, Perú, Bolivia, Colombia o Paraguay
serian muertos, víctimas, suicidas
difuntos, extintos, fallecidos,
momias, o turistas donde la vida vale nada.

Estarán en su dorado exilio dicen
aprenderÁn a mirar el paisaje que desnuda
y desterrar a los hijos de sus hijos
o en pobreza.

Estarán,
midiendo la distancia de las desconocidas nubes
que no dicen cuando lloverá,
a la intemperie con maletas viejas y encomiendas
o llorando sin saber por qué
bronceados, pintarrajeados con su banderita tricolor
ondeando
estamos todos bien; mándenme chancaca.

Todo esto me lo informo antes de que llegue
el MAL de ALZHEIMER, mal de mar,
mal congénito y epidemia en las bibliotecas de mi casa .

(La letra L se suprimió de los pasaportes en 1983)

Ahora somos retornados, repatriados, reintegrados
reconociendo los olores, el acento y las maneras.

Estamos todos juntos sin decirnos nada
reconociendo la manada
a la cual pertenecimos nunca
sobrecogidos con sobrevivientes y sobrantes.

Estamos y estaremos,
una vez más y como siempre
con las maletas hechas,
y en veremos.

302.- DE SOLITARIO


Cuando yo perfectamente nada
ni siquiera dudas tengo
de lo que a mis costados yace.

303.- IDENTIFICACIÓN



Cuando entierro clavos
no hay carne; hay silbidos
Cuando doy vinagre
no hay sedientos, ni nada que esperar
Meto mis dedos
y no está la herida como un ave
donde el horizonte se oscurece a nivel de pájaros llamados
Hitler, Goering, Heydrich, Himmler,
Mengele, Oberhauser, Fuchs, Eichmann,
Streicher, Pinochet, Videla,
Idi Amin, Somosa, Stroesner,
Huseinn, Sharom, Nixon, Kissinger, o Buch.

¿Sabrá dios cómo me llamo para que no me confunda?

304.- MÍRAME AHORA, MAESTRO.

Cuando te llamo, no me oyes.
Y es el niño
que se turbó con los versículos no sabidos
el que te llama.

Cuando el delirio es llama prodigiosa en tus mejillas
es el niño frente al quinto B
confuso en la pared escarnecido
el que te mira.

Escanciase la salvajada del maestro poderoso
sobre el niño
y titubea la mirada vacilante de por vida
que solo aplacará la insolente ira
del futuro adulto vengativo
frente a los ojos ya vencidos del perverso:

Aquel maestro.

305.- VENGANZAS

Cuando La Muerte cierta de toda criatura
sigue tus pasos como cautelosa enamorada
recoge los sollozos a lo largo de tu vida
y espera, satisfecha de tus grandes golosinas,
tu desprecio;
tomará del traidor usuario de la vida
su mejor veneno:
aflicción y miedo.

306.- PERSONA


Cuando usted, señor Pessoa
quiso ser el otro sujeto y yo
el artilugio no es tal, ni se lo compro.
Ese heterónimo no va más allá de su seudónimo.
Si todo fuera por lo cierto, lo mejor es el anónimo.
Y en vez del silencio lo mejor sería callarse.
¿Conoce usted, señor Pessoa, lo dicho de Bukowski?

nadie encuentra jamás
al otro.

307

Cuando las generaciones venideras
por las cuales debíamos cuidar el mundo
hacerlo amable y amistoso
se olvidan de lo viejo
y reniegan
y masacran panes y animales
rasgándonos del corazón las telas
Se olvidan
del futuro esplendor que les espera
y sólo quieren el dinero
de los buenos y perversos
Son degeneraciones
a la que no estoy acostumbrado.

308

Cuando el silencio que tú impones no me asusta
En tu silencio no hay nadie
Tu silencio vale menos que los muertos
Tu silencio ya no
es ese brutal
Tu silencio es más delgado que un faquir.
Tu silencio es un Senecio en sus últimos momentos
Tu silencio es solo harina y no la nieve
Tu silencio ya no cabe en mis oídos
Tu silencio es pura poesía inservible a mis paraguas
Tu silencio es el vacío cráneo del gorrión
es menos importante que un minuto de silencio
Tu silencio ya no
es más un territorio
y menos un gesto contundente
es más ese océano sin viento.
Podría romperlo cuando quiera
Jamás alcanzará a a a a a a a a abrir la boca

Pareciera que estáis muerto.
(te miras al espejo
y ves al hombre mordido por silencio,
me dices).

309

Cuando me asalta esa lluvia que está muda
y rubia conocida Gioconda Belli
Llueve que me lluevo
y que de mí llueve oblicuamente esta muda repetida rubia
ridícula menuda sin brújula ni alientos.
Esperando estoy su último comento.

310.- IDIOMAS

Cuando el alfabeto es monopolio
que obliga a todos a pensar de una manera
entiendo la porfía mapundungun guaraní
vasco, quechua y catalán.
Ojo y contexto
te estoy hablando mucho
por escrito y sin mediar.

311

Cuando mi cerebro es un sistema
que depende de tu voz satelital; la cual contiene:
resonancia de los perros,
rimbombancia de la escuela
quejidos de la ninfa,
vozarrones de los truenos
retumbos de las guerras
y hasta ecos de ultratumba;
todo en un solo emisor.
Le pido a esa voz, que me conceda
el no pedirle nada
para continuar con mis labores de sensor
sin pagar tan brutal impuesto ni la cuenta.

312

Soy inútil
lo predijo abuelo Uno
soy
donde lo mínimo me excede
digo menos que mí mismo:
desprecio mi malgasto en que incurrí;
la vida
y en la mano que yo abro
ya no hay nada.
Eso es todo.

313

Marcel Proust
y un poco en su batín, un poco en frac,
un poco de morfina, un poco homosexual
un poco neurótico, un poco estítico
un poco raro en su peinado y muy hediondo
con todos sus anexos; la navaja y el hisopo,
con toda la miseria elegante de un francés
en sus paredes de alcornoque;
¿qué sería sin los detalles de París?

314

Señora diputada:
¿Me podría devolver
esa mirada que le di?

315.- NORA, NORA



Cuando Joyce tiene coherencia
sobre ninguna cosa y  exhala
el monólogo de NORA infiel
son las oes en un aro
proclives al desenfreno de lujurias.

Sueña NORA
al despertar de su griterío genital
desatar la intemperancia de la carne
en pataleo brioso de la jaca.

Toda esposa sueña volver a esa cándida
desnuda por primera vez
cuando bajo el nuevo amante
ya se sabe avezada en las artes amatorias
y ve a su esposo,
entre los pies de su danzante.

316

Cuando dicen galopan
me agolpa Chopin
a pura tecla y pedal
se asoma
cuando dicen galopan.

317

Cuando las geishas son monjas
son monja del té
que se aparean litúrgicamente. Expliquémoslo.
De rojo para el año nuevo
y rosado para un verano con flores.
Naranjo para un otoño con ramas
y verde
para el invierno y la nieve.
Obe
tu dedo y tu nalga
Obe tu cero tu cirio.
Obe tu té y el por qué.

318

Cuando pegarías tu oído a esa débil pared
para oír a esa mujer. ¡Y pagarías !
Las once mil vergas hablan sus poemas
en abundante voz muy baja a Lou.
Gata de coño y canela frenesí
Mujer que era un pretexto
porque ya no se canta a la mujer la hermosa
o lo que vemos en ella de sus pétalos. Ya no.
Coplas y aquelarres con celebrados timbales
fenecieron
Fenecieron los cortejos de la muerte indiscernible
Fogonazo alucinado del deseo
es lo que dura
Hombre ambidextro sobre la fiebre lúcida
es lo que excita
Hemos enterrado a la doncella y a sus caballos.
No soportamos esos versos.
Id, tiernos efebos apolíneos,
Id con sonetos de sed a la desesperada Venus,
Id a la deportista elasticada
que reirá bronceada en su vitrina:
-¡Vamos muchachos!.
canten como muchachas.
¡Para eso recordamos a Guillaume Apollinaire!

319.- RIMBAUD

Cuando a Rimbaud debemos todo esto. Me dicen:
era un Moisés
Nos llevó a la tierra prometida.
¡Loado sea!
¿Quienes son esos imbéciles?
¡ Era una mierda impenetrable!

- “Pero, querido Satanás,
te lo suplico,
“menos irritación en la pupila.

¡ Mi dios a ti tengo mi ojo entero puesto
y a mi corazón cubriendo su barco ebrio
abriendo mis mejillas por avenidas conocidas
para tragar sin degustar.

320

Del taller los cansados
y sus medallas.
Silencio y vino
junto a la cuna .
En el mantel
desnuda la noche
con sus metrallas de vino.
Frío en la estufa.
Canta Gardel.

321

César, César
ayer cumplí cuarenta,
para entonces la vida ya no me gustaba
A cuatro mástiles de enero
hace mucho rato era una hoja más en el plumero
Y hoy
a pies de cruzar cada calzada
me palpo ciudadano. No estoy entero.
A César lo que es del César
Nunca me gustó la vida y a ti sí.
A esto hemos venido
y hasta aquí no más hemos llegado
pues de tu plaga tu hospital y tu jarabe
ya todo lo dolí.

322

Y eran los poetas de España quebrando campanas
sublimes quemantes con trémolo
con ojos con miedo
Y yo rutinario viajando en mi tren
pensando admitirlos sin saber por qué.
Me duele tanto en España esos difuntos
Me duelen no más los difuntos

323

Cuando Garcilaso de la Vega tiene muchos pastores,
hay excesivo pasto, brizna
para ser la voz de un guerrero muerto en la batalla.
Fray Luis de León imitador latino y lame patas
Luis de Góngora ha sido
por Francisco de Quevedo.
Por ellos escribo poesía
como me gusta leerla.

324.- FERNANDO PESSOA (Conversación de dioses)

























Cuando pasan veloces muchos días, muchas noches,
tengo en mis sueños los mundos fulminantes
pues esto no es más ni menos
que un diálogo de dioses.

Recuerdo a Ricardo con Álvaro de Campos o Caeiro,
cuando ellos pasan muertos de la risa por mis poses
como raudos militantes infelices en el cuerpo de Pessoa
asomando por la ventanilla azul de ese viejo Chevrolet .
Ese que ya no se fabrica,  por el miedo a la ridiculez.

Por si acaso tengo abierta la ventana del hotel
donde pasa el mundo con sus autos por el cosmos del poeta
cuando Él está de moda, con su ingenua desnudez.

Es la mía
y me refiero mi verdad
una de las tantas voces o ventanas encendidas
que permanecen muy abiertas,  con mi estilo inglés.

La que más prende es la mía
en la ciudad desprevenida
que en mi bicicleta intensamente transité
hasta alcanzar el estado,  de absoluta ingravidez.

Evidentemente que es La Muerte
la que conduce el carro del invierno y del averno
con sus ruedas blancas y pistones o guadañas
que me va viniendo a través de la ventana, de mi cuarto inglés.
Aunque sólo vean el modelo Impala,  de ese viejo Chevrolet.

Hoy está viniendo muy despacio
¿Alguien sabe desde dónde viene la vejez?

Ronroneando desde adentro, se me ocurre.
Calentando los motores con el sopor de marcha neutra.
Y sin saber que me ha cogido de la pleura
se estaciona de costado junto a mi anticuada puerta
con su perversa fauna,  de rencores y altivez.

Estoy muy conmocionado y asustado
y al mismo tiempo acostumbrado
pero sin asomo de la timidez.

Desde mi ventana abierta sigo payaseando
poniendo caras de erudito. Soy el infrascrito
con el porfiado estilo que cultivo,  desde mi niñez.

Estoy certero como si supiera en qué desgrano
y me hago el leso cuando don Frnando me pregunta:

-¿En qué consiste tu abolengo, hispanoamericano,

impreso en el parachoques norteamericano
de este Impala Chevrolet?

Me aterra la pregunta cuando lo adivino sospechoso
y con ese modo solapado del que sabe mucho más que usted.

¿Qué dirías tú? ¿En qué debo a pensar al rebatir?
Absolutamente y nada más que en mí.
Nada hay más urgente ni menos culminante. Nada.
No lo dudes. Y entonces le respondo con intrepidez :

- Soy un hombre familiar sin la menor estética
incapaz de asimilar ni siquiera la poética
de algún lusitano con su bigotillo oscuro
pero portugués.

Fíjense que a veces digo lo siguiente:
- La curiosidad primera se me da solo en el poema
pero siempre se me sale cuando tomo el té
y en mi campo de batalla también viven tus semillas
a la hora absurda del cliché.

- Porque has soñado demasiado y tomas de prestado.
Me musita ese Pessoa que lo adiviné.

- Si es que soñar no es lo acostumbrado.
Le replico entusiasmado por el brillo de mi confesión.
¡Estoy iluminado! Me vienen ideas a granel.

- ¿Y en qué tú sueñas, latinoamericano?
Me lo pregunta con un tono mortecino de reconvención.
sostenido en el cromo ambiguo de su viejo Chevrolet.

Le comento sin remedo apelando a desertores
que cosas como éstas ya se han dicho muchas veces
por frondosos oradores. Sólo que para ésta,
me sospecho,
es la coyuntura,  de la más perfecta brillantez.

...

Pero no se me ocurre nada para despistar.
Como ocurre a diario
estoy de nuevo macilento
sin saber por qué.

¿Ustedes no conocen a Fernando?
Déjenme contarles todo lo que sé.
Es un hombre pequeñito
con un abrigo grande para el smog inglés
Pero él vive en Lisboa, a mí me lo parece,
con el formal sombrero de los funcionarios
sobre espesas cejas
que amenazan habitualmente sus ojos de tristeza.

Parece un boticario con el bigotillo medio portugués
como lo haría para comerse con los ojos a esa amante
de un teniente disfrazado de francés.

Un linotipista, asesino en serie.
Te lo digo en serio.
Ese es don Fernando o Alberto Caeiro
o Álvaro de Campos o Ricardo Reis.

Nunca nadie supo lo que fue
y con él converso ahora,
pero desconozco
de todo lo que soy
y me doy de cabezazos contra el parachoques,  de su Chevrolet.

Creo, al igual que todos
y de una vez por todas, como dijo don Ricardo Reis
es la circunstancia
para confesarme
en un dos por tres.

- He soñando en secreto mis victorias
lo reconozco con valiente candidez.

- He destrozado las palabras de mi lengua
y mis sesos grasos se parecen al puré.

- He creído que me aman
y ni recelan de mi gran estupidez.

- Entiendo que soy muy grande para ser un comprendido, - digo.
Lo pienso escondido y protegido en mi bulín burgués.

- Tienes toda la razón, Rubén.
Me comenta don Fernando con su pena colosal.

Y yo prosigo muy tranquilo:
- Opino que nunca me equivoco
porque soy más pequeño que los otros.
Me parece que no sé explicarme.

- Tal vez  Rubén, yo no conozca su lenguaje dolorido
Lo he leído poco y mucho menos lo adivino.

- Soy el que más conoce las derrotas

y de aquel asalto equívoco; haber nacido.
- Fíjese no más usted
que no puedo ni dormir pensando en todo lo que sé.

- En la esfera mar de los espejos

se me parte en la cabeza algun muro
y por consecuencia, me vienen diluvios persistentes.
- A mi mujer,  - dice don Fernando, 
se lo he dicho más de alguna vez.

- Pero soy y quizá lo sea siempre,
el que está en lo más oscuro del Te Deum
sin derecho a ser nombrado por la doncellez
tal vez por el gustillo amargo ese,
de la lobreguez.

- Seré el que no ha sido

o el que quiso ser y no lo pudo
Y el que ha sido todo. Vaya usted a saber.

- Por lo demás ya hice todo lo que pude

y aunque fuere poco, no haré nada más,
lo asevero con perfecta solidez.
y me molestan los demás, don Fernando,
al igual que a usted.

- Sobre mi cabeza ardiente seguirán cayendo muchas fiebres.

- Todas las fiebres. ¿No ves que calciné las cruces
como un perverso feligrés?

...

Irá cayendo el pelo
más pronto que los muertos
Y mi Leviatán sin escarmiento.
Sé su sol, su torrente y ambiciones
de las ciudades sus arboladuras torrenciales.
Todo eso sé.

Erudito es el aire que concurre a las multitudes de mi afecto
y su exactitud es muy útil entre los bosques, las estrellas
y sobretodo anegándome en el Metro
al igual que en el hirviente consomé.

Y en la casa del perverso, que aún está pendiente sé 
de sus mega construcciones, sociedades y consorcios
de sus troyanos,
de su geografía y su maldito anonimato malparido.
Sin piedad.

Sé del aire que corre por las hendiduras de mi puerta
que cierro fieramente
pues sospecho siempre de los testimonios
y de la sentencia de ese juez falaz.

La muerte que venga si es que viene.
Me ha rozado tantas veces.
Estoy aquí en mi cama presto para servirle un vaso
y preguntar por su trabajo; por si paso.
Pero la desprecio sin ningún doblez.

Es más digno apretar alguna tuerca
en un rincón de los galpones
a ser el mejor de un Contrato que degrada
o un pirata más de los galeones.

...

- ¿Le apetece don Fernando
apresurar el paso al derecho o el revés?
¿O tiene miedo a mis tablas sueltas del parquet?

- ¡A las neuronas de un tornillo suelto!
Me comenta rancio, el que porta un virus portugués.

- Sé que los monos del Orinoco
miran al hombre con los ojos aterrados
y que la muerte no me hará preguntas bíblicas.
Mire todo lo que sé.

Sé que la Vía Láctea
la miro de canto por lo cual no veo ni mi estrella.
porque sé mucho de astrofísica y de lógica
entre otras misceláneas simultáneas; soy sagaz.

- Sé que los leones matan a las crías del otro
para no dejar su huella en tal crudeza
lo digo por todo lo cobarde que quita ser cortés.

Sé mucho de gramática en política
y eso es un problema vano que se disipa solo
pues los otros están errados en aquel burdel.

Al igual que mis primeros pasos,
la nieve se ha llenado de monedas nuevas.
y mis viejos copos obedecen a la encíclica.

Sé de Dios en forma empírica
y eso ya no tiene vuelta
al igual que el viejo drama de don Lucifer.

 - Del insomnio conozco ya en exceso.

y en lo profundo de unos besos
tengo problemas extremadamente serios
con la que fuera mi mujer.

- Pero eso no es nada don Rubén
comparado con lo que sé de todas ellas.
Las malditas son perfectas y no lo digo por gentil
si no por la honradez senil.

Sumando y restando seré uno más que no han nombrado
a quien le sancionan su desprecio ya sin lágrimas,
y a pesar del ángel que soy
me quedan muchas por amar pero en cama de alquiler.

Y  a esa que alcanzé a tocarle el piano
a no ser que se me caigan las alas unisex
en el manido y rutinario tema del amor.

No me imagino otras hembras
a no ser a todas mis madres que respiran generosas junto a mí
y a las perras que eran esas madres
sin dejar comer al padre infiel.

Bien lo decía mi padre:
- las enfermedades son algo más
que una pata de pájaro apresando el cráneo por detrás
o la muerte de un viajero solo en un hotel
atorado con pastel.

...

Hiedo en esta pieza con ventana en la que yazgo.
Hay muchos muertos bajo el piso que no han sido descubiertos
y parecen comején.

Me acerco a la ventana
y veo otros muertos con mucha claridad
pero sé que son más los muertos
que me aterran secreteando,  como un comité.

Ellos son;
mi padre en primer lugar,
mis abuelos y mis tíos en segundo,
mis amigos, mis mujeres y mis hijos en orden sucesivo
los cuales ahora sólo son un vacío luminoso por llenar.
Sé que allí estarán los compasivos
donde yo me pudriré.

También mis asesinados y golpeados.
No les tengo miedo.
Qué importante es haber odiado con inmensa ira.
Tan importante como traicionar, si es eso que callé.

He vivido.
Puede que nunca haya vivido, ni creído.
Puede ser,  que no sabía
o que estaba confundido
y haber servido para nada,
Tal vez tampoco amé

He bebido demasiado.
O plagiado demasiado.
Además,  creo que me equivoqué.

Y si me equivoqué;
¿A quién le importa?
Ojala pudieran encontrarme lúcido
así un poquito a media luz
antes de tropezar con bacinicas y perder.

Es por dignidad lo que me falta por decir.
Apenas confundido y débil por la fiebre moriré
y dejando versos de nivel.

Versos que serán de otros
o morirán los versos
y me dejaran por otro. ¿Quién sabe?
Estoy confuso lo confieso
y al mismo tiempo muy contuso.

En determinado momento yo mismo no sabré quien soy
y mis versos irán a la basura.
Será así porque es verdad.

- Don Fernando usted me ha convencido.
¿O me ha soplado?

Y sobre esa muda,
mi ventana se irá muriendo desinflando
como los neumáticos gastados de su Impala Chevrolet.

Morirá también quien recoja mis escritos
cuando pasen veloces muchos días,
muchas noches de semillas.
Acaso ya estaba muerto desde ayer.
(Se ha muerto tanta gente de mi edad).
Me refiero a esa época
a la cual no puedo más que estarle agradecido,
aunque sólo sea por una mal entendida lealtad.

Se irán pudriendo,
cuando ya de mi nada quede,
ni mis habitaciones y utopías.
ni vuestros comentarios con la liviandad.

Morirá hasta el alfabeto.
Y el planeta donde ocurren estos hechos lastimeros
quedará perdido en la inmensidad.

Siempre se irán muriendo muchos soles
y si es que leen los lectores
o me escuchen
o se irriten.
Morirán.
Se lo anuncio con desprecio a los que leen.

-  Como puedes ver; Fernando,
ahora te tuteo
mis pensamientos continúan siendo majestuosos.
Incluso más que el tuyo.

Dios serás al fin uno.  
Después cero.
El universo tiene mucho ruido como para llenarlo de baladas
o con uno
o bobadas.

- ¿Vieron eso?
Sigo con mi vista al humo que cruzó por la ventana.
¿A dónde irá que ya no lo diviso?
¿Era yo en pleno ayuno?

Pasó más allá del limonero en pleno rezo.

...

¿Por qué persisto en escribir?
Será porque hablo poco
o porque conmigo no doy bastante talla.
Y soy insuficiente.
No doy con el perfil, ni me contengo.

Disfruto este momento sensitivo y coherente,
ya sin prisa.
Después;
yo también me echo para atrás,  aquí en la cama
y con mis ojos medio abiertos, con mi aliento
veo sombras,  bajo el umbral de aquella puerta
y me muero de la risa.

Serán los enfermeros que me viene a buscar.
¿A dónde iré después?

- Don Fernando; hoy me busca ese Colega . . .
a conversar con quien lo niega. 
¿Sabe usted, para qué me quiere Dios?






325











Ah, mi Diosa, atiende a este efebo de desgracias
Deportista elasticada suda conmigo.
Parturienta cumple con tu deber
y apura mi veneno en esa incubadora.
Cantinera que me fiarás mañana dame un beso a cuentas;
juro que te pago a pesar de todos mis apuros.
Esposa, perfecciona esas labores de tu sexo
que no puedo seguir goteando con esos dolores de cabeza.
Princesa cervatillo, piensa en mí en esta noche.
Sé que no me olvidas
y sólo tu presencia en este sueño es lo que exijo.
Señora, recuerde mi algazara en cada almohada
y lo que pagué muy generoso.
No se haga la engañada.
Ejecutiva, elabore ya esa danza castradora.
Meretrices, rócenme muy suaves
y abandonen sus pelucas que aun sigo poderoso y con monedas
Y tú mi alumna regadora,
ahora es el momento
estoy solo y no distingo mi Pigmaleón, ni tus años.
Aprovecha.
Secretaria susúrrame al oído sin que nadie nos vea
y no te olvides de comprar mi comprimido
ni de enviarle flores a mi viuda de la esquina.
Amiga; mis disculpas,
contigo quise mas no pude
era demasiado la entrega que pedías
y eso era una traición a ese inmenso amor que dilapido

326

No sé lo que me pasa Hermann Hesse.
no me atrevo a adivinarlo
Estoy mejor que nunca después de leer El extranjero.
No pienso transar Rimbaud, sigues siendo un fiasco.
Gandhi; me importa un comino lo que piensan lo demás
Igual les miento.
Soy el mejor escritor desconocido según Swan
No pienso dar recitales a lo Nikos Kazantzaki
D.H. Lawrence: ya soy rico,
Nunca aceptaría un puesto en la embajada de Calcuta.
Ni siquiera un beso de la mujer araña.
Debo perfeccionar mis ritos, tienen muchas hojas muertas
También debo bajar algunos kilos
Oh, My god,
Margot; todavía se me para.
Mi madre debería saberlo: Soy un copión mamá.
Ni pienso en Neruda.
He sufrido de silencio presunto.
Miguel Ángel Buonarotti: me cansé de trabajar al cien por ciento.
Me gustan los perros
y odio los roperos sobre todo con espejos
Siempre uso calzoncillos Adolfo
No sé lo que digo en inglés y amo lo francés
No vengas a mi casa; estoy con tos. No me gusta contagiar.
No soy un marginal es sólo que odio contestar.
Voy a misa; pienso en verso. Pienso en vano.
Pienso mucho; incluso demasiado y casi desmedido
Me gusta mucho más el guizque y escuchar que mirar ¿viste?
No soy lo que tú crees ni mucho menos lo que yo creo
Y no seré jamás aquello que soñé
Divago mucho y por eso bailo apanbichao;
así,
de medio lao.
Me gustan la fotografía viejas porque tienen moralejas
Jamás ordeñaría una vaca; es muy obsceno.
Nada hay mejor que ser perimetral
Me atraganta el vocerío
Sobre todo cuando no me ha tocado ningún relámpago
Se acrecientan mis virtudes y decrecen mis defectos.
Creo como Nieztsche que tengo amebas en el cerebro
Me provoca ser un neurocirujano, digo, por la estética.
Pinto al óleo y pinto monos; me quedan muy lindas las estrellas.
Me gustaría ser El Principito o El Pingüino,
ya que me asientan los abrigos
Recomiendo leer Los Bandos Marciales de Efraín Barquero
y mis Frases de Colección
. . .
Cuando me entrevisten; será esto lo que diga.

327

Se constituyen entre el poema 320 y el hablante
enunciativos silencios
Con pausas al meta mutismo
A modo de estructuración del nuevo mutis
El cual queda a cargo del leyente más creyente
Y a partir del cual no habrán nuevas variaciones ni versiones
ni mucho menos, concesiones
debo ser en esto; congruente y mudo.

328

Es obligación mantener el vaso siempre lleno
porque si no todo se olvida.

329

Cuando dicen que Rimbaud calló después de hablar
Pues conocí a uno que calló antes de hablar
Ese sí que tiene autoridad
sobre su ego.

330

Cuando detesto la locura,
la aborrezco
aborrezco todo
¿Qué efectivamente yo abomino?
¿El enemigo que agranda mi cuidado?
¿Ese miedo que me ataja donde creo estar?
¿Dudar de lo que temo? ¿Pero qué temo?
¿Qué es en mí de ese miedo poderoso que conturba?
¿Qué es lo inevitable, lo inaugural,
o terminal dónde siento que me pierdo?
Lo inevitable es el recorrido, lo inaugural es cada día,
Lo terminal no es muerte lamentable ni locura
la muerte es recorrido hacia el camino que desvío
¿Es todo eso el miedo al extravío?
¿Es sólo todo eso que no soy?
¿Toda esa cordura todopoderosa que amenaza dentro mío?
Es lo posible
Miedo vano a la locura
miedo inútil no es miedo verdadero al que no ha sido
Es posible miedo sin mi voluntad dolida
por mi muerte confundida al que soy en cada día.

331

¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Cómo?
Se me ha olvidado todo lo que dije en este día,
ni siquiera te conozco.
Se me olvidó de donde vine, donde estuve
y lo que pude hacer de modo censurable.
Se me olvidó lo que sabía
pero además olvidé lo justo y necesario
Aunque viva o muerta la cuestión es deplorable
ni silbando por las calles alguien reconocerá esta melodía.

332

Cuando la carne de cañón que en vivo y en directo
proyectan los primeros planos
aparece madre occisa lumpen
nadie entiende tanto moco ni saliva
y solo esperamos la imparcial impunidad
que otorga nuestro Código Penal a la salida.

333

Por si acaso Javier Marías, las palabras,
no son tuyas
no son mías
ni de alguien, ni siquiera de cualquiera
a lo más; de unísonos variados y distintos variopintos
que es como decir de nadie mismo.
Ustedes lectores deben fingir
hacer las inflexiones con exclamaciones
y las pausas correspondientes, repetirlas
y si lo amerita la ocasión, sin escrúpulo excesivo,
que sea con buena educación,
como si fueran instrucciones
en las cuales no hay nada personal. Sonrían.
Pero, no hagan caso
en verdad no significan nada
la idea siempre fue matar ese silencio
para no pensar en la batalla.

334

Cuando a mis colegas arquitectos
les digo que sus metrópolis
son baratillos desechables
sus trazos son pura ranchería
sus espacios son infectos buches de palomas
en sus precarios barrancos de diseños
y su oratoria inconsistente
museo de mediocres ya sin sueños
me replican
vanamente con diplomas, entrevistas y peinados
y con voz engolletada:

cometes demasiadas faltas a la ortografía.

335

Cuando en la calle se abren mausoleos o libreros
bibliotecas saturadas de periódicos
y aparece Mc Leish diciendo:
- Un poema debe estar inmóvil en el tiempo
- Un poema debiera ser sin las palabras.

Pero cuando caen rodados de palabras
palabras viejas que mojadas resucitan
y sólo una o tantos nuevos rezos
que parecen aluviones o torrentes
balbucean quedamente insistentes sibilantes
pronunciadas musitadas son mástiles sin número
son palabra de otro día madrugadas repasadas
o acaso gestos muertos de la oscuridad del propio canto
Palabra impronunciable y vieja impunidad del grito
que sin morir no sabe adonde va
esa consigna y esa espada
Palabra que desarma el orden natural y artero
Son millares de palabras que me calan cada hueso
son palabras que olvidan sus maestros y aguaceros
Y entre ellas mi palabra, retumba pasional exuberante
entre tajos y masacre en cada sorbo se desarma
Quien esté cerca ¡que conteste!
¿Quién no oye?
Retumba el mejor gran canto de los mudos
vocabulario y alfabeto de impedidos
espejo de ellas mismas silabario abecedario
palabra que detenta a través del propio espejo
todo el oficio de los muertos salivando
¿Qué quiere señalar ese mutismo por llenar todo vacío?
Y laboro sin restarme
procreo multiplico
pues cuando me detengo me invade todo ese silencio insoportable

336

Esta estrofa me encanta:
cuando la escribe Joyce Carol Oates:

Hap py birth day to you
Happy birth dayyy to you
Hap py birth day mis ter pres i dent
Hap py birth day to you
Blonde (fragmento)

337

Y esta también:
Tuberculosis pulmonar para variar
Laringitis crónica
Anemia
Hemoptisis
Debilidad muscular
Fragilismo intestinal
Esquizofrenia
Delirios
Sonata Fúnebre de Frédéric François Chopin.

338

Cuando soñar es párpado
torrencial oscuridad la que me viene,
él ataca
Soñar es sigilo;
es casi morir cantando por el lado equivocado
Soñar es dígito,
es más que un número inmutable
Soñar es también muy sucio
es cosa mía
es aire milenio que no cuchillo
es un sol de sí mismo
con su luz cruzando el mundo del mar al firmamento
y allí donde tú me das la orilla con abuso
desciendo hacia el atuendo lúcido
donde está mi aurora, la más oscura
con todo el miedo que me acusa.

339

Tendrá mi boca el propio averno Madelaine
Tendrá tu boca mucho beso en mis propios bezos
Tendrá tu boca Madelaine acantilado vertical de cima a sima
entre gaviotas de mis dientes aquella hueste.
OH, mi boca en tu teclado Madelaine,
clavando mis ejércitos.
Tendrá tu boca los desiertos Madelaine
cuando calcine el fuego la demencia
en su apetito Apolliniere a mis entrañas.

340.- NERUDA

Cuando yo también podría estar muy triste
Pero sería incapaz de escribir esos versos en la noche
Me daría gran vergüenza
Ya se morirá es diccionario, camarada.

341

Cuando Jack Kerouac tenía 29;
escribía On the road,
en la ruta  Easy Rider
Era el 51'
Terminaría alcohólico gruñón, gritando:

¡Honey : I’ aaaaam  hooomee!!!!

Murió el 69' sin felicidad
caminando las calles de sus nietos
arrastrando muertos proscritos en los neones
en su cama sucia
a la luz de velas que dibujaba monstruos en la puerta
hablándoles despacio a Lugosi y Nosferatus
en los espamos de películas ruidosas, de proyectores oxidados
porque ya no había dinero para cines
y a Frankestein mirando la libreta
donde el único nombre repetido es
Que en Paz Descanse

342

Cuando Allen Ginsberg tenía 31 años
y escribía Aullido, era 1956
Era pop,
rockstar en Chile de los 70.
Murió el 97.

Reconozcamos que tuvo resistencia el borrachín ese.
Jodido asunto el delirium tremens.
Menos mal que no murió congelado en una calle.
Y esto era un poema que se perdió el destino.

343

William Burroughs tenía 32 años
cuando escribió Almuerzo Desnudo
y era 1959
Le perforó la frente a su mujer creyéndose Guillermo Tell.
Eran los tiempos del jazz, de Charles Parker y Dizzy Gillespie,
Esos eran los beats.
Los terroristas del 50.
Y toda la nación sin nombre
seguía bella, inocente y educada como siempre...
En sus años declinantes
era un viejo flaco viviendo junto al letrero luminoso del hotel
el pelo le crecía en las narices
pelos de ese tipo tardan una vida en engrosar
echan raíces hipodérmicas y se caen a veces por exceso de los llantos
Y allí quedó, en el cuarto oscuro, con los ojos cerrados.
Llegó un médico y encendió la luz.
- ¿Y por qué huele tan mal?
El doctor se encogió de hombros y dijo;
-No es nada importante.
Murió el 97.

344

Cuando 
comenzó la revolución con 33 años de Fidel
El Che con la misma edad de los Beats el 59
y entró en La Habana.
Era la misma hora,
el mismo día para el Che
y  la muerte de mi padre.

Todos ellos promediaban 30
nadie conocía sus versos de poetas,
ni a los partisanos del Granma
y nadie nunca supo de mi padre
flameando sobre el muelle Prat
a la hora de su campanada.

Los Beats jamás creyeron que serían leídos por decadentes
El Che jamás pensó adornar las camisetas
Ni Fidel creyó que llegaría a viejo
Ni mi padre
que yo leería este poema.

Y que me disculpe al autor de esta balada.

345

Cuando tiemblen de pánico infinito
los poderosos que me cobran
Y los pobres poderosos que me exigen que los mire
Temblarán los candorosos románticos de hoy
Y sus miserables usureros
repartirán la copa que besando en miles copos
aportarán la ira necesaria.
como última mirada de ese público ferviente
lagrimeando en las exclusas
los cantos victoriosos
Cuando en señal de miedo levanten sus manos
pusilánimes las monjas
y serenas ante el fuego
los campanarios se derrumben con sus hijas
que son las mismas que nos cagan los sombreros
iremos a contemplar los cadáveres en hileras por los caminos,
iremos a mirar la sonrisa miserable de sus muertos,
iremos a caminar muy lentamente con la mirada embelesada,
sin pensar en los heridos que se hinchan,
sin lamentar sus vidas ni sus viudas.
Sudaremos
como perros moviendo su cola mal oliente
Contemplaremos serenamente nuestros rostros
miraremos cada espejo con la muerte sumamente
del amante
y la caída de la casa hará muy feliz a su cornudo.
Tendremos mucho cuidado en no deslizar un comentario impropio
porque jugaron mal ese partido.
Con indolencia,
como si no pasara nada extraordinario, cantaremos.
Cantaremos al fuego y sangre de esos muertos.
A la fuerza criminal del dictador.
A los gestos de ladrones funcionarios.
A la muerte de los rancios héroes que se inmolan por la patria.
levantaremos nuestros puños como antorchas.
Una aureola alrededor de cada frente será nuestra divisa
Y no se confundan con apóstoles, profetas
ni vendedores ambulantes
y la voz nuestra irá subiendo de volumen cada vez más fuerte,
bella y dulce
como el alba que despunta eliminando tanta cosa oscura.
Abriremos un sumario.
Ni el mirlo de las viudas
ni el pasado será nuestro pasado.
¡ Brindaremos!
Pues la claridad del nuevo día,
hará que vibre el hombre nuevo sonriendo con sus uvas
Luego bajo el sol
se pudrirán los cadáveres perversos muy seriamente
pues nadie abrirá las ánforas siquiera
se purificará la tierra al son de nuestros pechos
como rubios de tercera generación
y muchos otros hombres de igual color podrán morir en libertad
en dulce paz
vegetaremos
los bienaventurados hombres,
los apacibles puros...
a imagen y semejanza de nuestro Dios
vegetaremos
creyendo en el orden natural.
Y como siempre, olvidaremos todo
con intenso éxtasis
como siempre ocurre con las razas superiores.

346

Cuando
Madame Butterfly,
prefiere morir con gloria a vivir sin honor.
Madame Pompadour,
da el molde de sus tetas por las copas
Madame Ivonne...
es alondra gris,

y como Madame Bovary
todos tenemos un amante por ahí,
Matrisse

347

Cuando el sueño americano es tecnología
de presos desnudos y humillados en calabozos de dictadura militar
tropical bolivariana.
Cuando hay que revisar y actualizar
los parámetros geoestratégicos del Islam,
Cuando las milicias asesinas aplastan rebeliones sumando muertos,
asesinando a esos fallecidos por hambrunas
Cuando bajo el sol que nos alumbra flamean inmensas masas
que piden orden nuevo con sus moscas y sus pestes;
Y constatan que es sólo asesinato
incendios de pueblos, diásporas y éxodos
intimidación y detenciones de los civiles
masa de cuerpos inertes, masacrados
esparcidos en la cubierta de un carguero
muertes de inmigrantes africanos y sudacas
o de pobres que siempre se les miran con desdén.
Cuando los abusos virulentos perpetrados son
en nombre de la perdurable libertad
tu religión, o tu vicario, o tu Ayatolá y tu sicario conveniente
nada vale más que destrucción, fumigación de humanos
que me enferman lentamente y son tratados como moscas,
¡ Sepultadlos bajo el prado del patio 29 !
Neganom, Neganom, Armageddon
Y el desplazamiento de población a los reductos
Con barracones y pobreza y pestilencia
que son las denigradas concubinas de la guerra
y la omisión del vocablo genocidio,
el cual es
la solución final
la cuestión zanjada;
Zanjados, estan los sepultados
por aquellos que borran con mentiras estos textos
y la memoria de la historia
porque los restos se trasladan bajo árboles recientes
que florecerán mejores
en la operación Olvido, Cóndor, Zanahoria o Némesis
la Shoah, las Cruzadas, la Peregrinación
con sus sínodos y cónclaves, congresos y asambleas.
Mítines de perversos.
Mártires cantores, apologistas, padres y filósofos traidores
La impunidad, la corrupción y la desidia,
aberraciones jurídicas, medidas demagógicas y simplistas
de la viciosa guanteleta militar

Hay un cadáver que los asesinos olvidaron; son los niños.
Porque en el sueño americano no cabe en su correcto pudridero
la explotación de la víctima infantil
en bares y burdeles y salones de masaje
les cercenan la memoria.
Ocultándole el pasado;
fabricando una nueva identidad con basura y con chatarra;
y sometiéndolos con anestesia a sus verdades
Sobreviven al horror esos triviales y son cómplices de la barbarie
de torturas y maltratos, violación, mutilaciones
durmiendo bajo puentes de nuestras capitales
para repetir una y otra vez la salvajada
Acabar con la esperanza significa,
acabar con los niños sin matarlos
Con los niños como esclavos de la hora
en advenedizas bandas traficantes
con su doloroso saldo de homicidios,
secuestros, detenciones y torturas,
y de soldados son mejores.

Y somos impotentes para acabar con esa plaga
“ la masacre no se pudo prevenir ”.
" hijos del odio " “resentidos”.
" Fijaros en sus narices; si son finas y pequeñas, rompedlas”.
“ Si sus espaldas sudan, perseguidlos”.
“ Si son oscuros, apartadlos”.
“ ¡ Humanoides! ”.
Sean kurdos, timoreses o saharauis
comunistas, creyentes o Zurdos
Hutus, tutsis, somalíes,
Servio croata o esloveno herejes y perjuros
circasianos, chechenos incluso armenios
nativo boliviano argentino colombiano
el albanés si lo permite el rubio anglosajón
terrorista, cananeo o zelote
natalinos, amigos y vecinos en un solo tsunami
compartiendo el perpetuo basural.

Se pide perdón con indolencia
Por el muerto equicovado
Por la segunda clase se hacen misas
Por los desaparecidos aparecen nuevos muertos por error
por todo el sufrimiento y el desprecio
por las profundas heridas que deja la guerra en las ciudades
y sus damas de consuelo
por la guerra sucia, por el orden público,
por el Dios de turno el agresor
por la paz de tanto muerto
y para los excluidos de siempre se pide el mismo perdón
con su porción de olvido. Y con desgano.

Son días anarquías,
Según lo indica el paisajismo
El humo y el incienso, por la prédica y el grito,
Cuando ya no hay poema aséptico,
sino caliente y partidario ordinario discurso de protesta
Y el hablante evoca a los humillados y ofendidos,
cautivos y vencidos,
toma partido por ellos
y nos transmite la molestia y la tortura,
el desarraigo y aislamiento
en que se convierte cada vida.
Entonces el verdadero poeta
olvida el verso
y toma en sus maletas
sus armas predilectas
el vino
y el silencio para siempre.

348

Cuando El Mago de Oz,
Es vivir en Oz
más allá del arco iris
y aparece una bandera con bandas de color;
de rojo vida anaranjada sanación
de verde luz y sol de azul
del espíritu violeta
de los atormentados que se hacen los enfermos
No me producen lástima ni culpa ninguna
Me repugnan las fantasías del farsante mago
de los cobardes leones con su guardabosques de hojalata
y su espantajo.

349

Cuando me aburre Jane Austen
con sus intérpretes marxistas, freudianos
feministas, meticulosos anticuarios
solazados en mirar avatares amorosos
y casorios de heroínas decimonónicas.
Estando a siglos de esos hechos
no avizoran la Jane Austen
de sátiras y absurdos que arrebatan.
No conocen lo que piensa y sabe una mujer.

350.- PLACER DERIVADO

Cuando amo el circo romano con eunucos jubilados
y el látigo.
Mi látigo de trallas
mis cadenas y mis esposas,
mi juego de fustas y mis sogas
mi máscara de cuero, mis cadenas
y mis guantes con clavos nuevos relamidos
grito vini, vidi e vinci
el morder las desnudas nalgas de mi amante
en lo posible infante
revestida de melancólica añoranza:
la inspiración malade.

351

Cuando es mi mano una serpiente que destruye.
meses de embarazos
días mariposas a pleno fuego lento de sus alas.
No lastimo.
Calma.
Cuando anoche toco hermosa oscuridad de tus heridas secas
y van colgando jubilosos pájaros
que cuando sales baten alas.
Flama.
Recorre por dentro de este cuerpo enfermo
la suma estridente
de mis fanales vanos súcubos de verde
Brama.
Roe el corazón o placidez del alma
allí donde nadie,
si es que existe en ese sótano,
jamás responde.

352

Cuando en Rubens,
ese carnicero borracho del olvido
con sus plumones de carne
donde amar no se puede ni con misa diaria
ni con su venus en el espejo
arde la pincelada calcada de sus discípulos y miente.

353

Cuando Leonardo da Vinci, hondo espejo numeroso
vegetariano con ángeles contusos;
dibuja madonas junto a Cristo.
es la clave Magdalena espejo de su texto oscuro.

354

Cuando Rembrandt, triste henchido de murmullos,
escupe la oración del estiércol,
que un rayo de invierno bruscamente rompe

355

Cuando Miguel Ángel,se mezcla en los inciertos dioses
levando fantasmas con el dedo enhieste de impudor ufano,
mirando la beldad canalla de los cielos
alza el hombre triste y débil que siempre fue.

356.-EL SUEÑO DE LA RAZÓN

Cuando en el sueño de la razón
hay fetos que cocinan en medio del sabbat
y viejas ante el espejo,
y niñas todas brutales y desnudas,
que se ajustan calzas palpando al matrimonio;
y su basura
avivan el ardor en sus deseos los demonios.
Estoy ansioso, tenso y aterrado,... mutilado,
advirtiendo mi holocausto.

357

Cuando Bolaños afirma que jamás bailaría con Neruda
le digo que jamás leería un libro suyo.

358

Cuando nuestros amores incestuosos
son amores nuestros cancioneros
de la mala madre al hijo bueno
para que ese hijo bueno fuera el compañero
Que no fueses tú mi hijo
porque yo fuese tu amiga
Esto dijo y lo maldijo
la madre mala al hijo bueno
en un viejo cancionero.

359

Cuando el torturador “Guatón” Romo
Murió cumpliendo una condena
Nadie en Chile quiere hacerse cargo de ese rostro
Ese rostro que suplica sus purificaciones
ya pasó a mejor vida antes de que se hiciera justicia.
Nadie fue a su funeral,
pero estuvimos los de ayer
los que estamos
y los que vienen.

360

Cuando me trague la tierra
seguro que no me daré ni cuenta
porque estaré pa la corneta
Desde mi cajita feliz
que mirará desde el otro lado mi faceta
sabré donde caí parado
porque a partir de allí me mantendré con dieta
y estaré muy decidido a mantener la boca quieta.
Mi amigos me despedirán como suelen hacerlo
Parados sobre la pelota
Capitaneando el guaripola decaído
con fermentos y taninos compatriotas ex profesos
Espero que sean como doscientos los conversos
y los con versos.
No somos nada, ... dirá mi viejo melancólico.
Y hasta aquí no mas llegamos ...dirá ese breve.
Eso le tocaba hoy ... por el horóscopo ....el supersticioso.
Ha sido muerto por aclamación ...será el mejor.
¿Alguien sabe donde guardaron la escopeta?,
dirá mi compañera.
Esta pregunta los dejará
colgados como ampolleta.
“Era imposible vivir con un genio...
“Le interesaba todo sobre sí y nada sobre mí...
Son palabras de mi diosa del amor.
Debo decir, eso si
que en ella siempre estuvo mal su desempeño
para que no se haga la doliente ...
pero a otra cosa mariposa.
Es tan grande lo que viene de este afán en esta fosa
que lo más probable es que dure miles de milenios saber alguna vez
¿qué ha sido todo esto que viví?
Mucho. Para ser un sueño
Poco. Para ser verdad.Nada. Para ser la vida

361













Cuando Joyce grita
que la historia es una pesadilla de la que no logra despertar
¿cuál es la palabra que transita en el paisaje de la historia?

362.- TEXTO SAGRADO

Los 10 Libros con más antigüedad recién hallados
Cuando son miles las palabras que se dicen en el Texto
¿Quienes se atreven a elegir una para Dios?
Los arrogantes desdeñosos.

Quien se llama a sí mismo el elegido
asimismo me grita desde el vientre del discurso:
¡Soy el propietario de las voces!
¡Colector de baraúndas!
Escribiente de la tora y de la biblia.

Lamentablemente para ellos
soy el dueño de esta imprenta con sus cuentas
desde el éxodo hasta el canto de los folios.
Y  a esos pastores que soñaron ser emperadores
les digo que pasen por el ojo de mi aguja.

363

El pasto ha crecido así de alto sobre el libro de los números
y el largo tiempo ha permitido calcularlo
Desde los campos ya vacíos
hasta la alambrada del horizonte de mis ojos
nunca hubo seis millones sobre el Texto
Ha caído y decrecido el número de muertos
Son ellos inventores del gran cuento
pues no coinciden esos muertos
con los que Dios les tenía reservados.

364.- DESEOS DE IMPOTENTES

Dante
se enamoró de Beatrice con nueve años;
de los trece de Virginia; Edgar Allan Poe
Petrarca
amó los doce años de su Laura;
Novalis
los doce de Sofía.
Lewis Carroll los de Alicia.
Pero en estos amores,
tan gentiles,
lejanos y escabrosos
hay deseos verdaderos e imposibles
que son de doce apóstoles.

365

Cuando con todos los aquí nombrados
me encuentro
el lenguaje se me devuelve adentro y refluye
con más muertos que los toros de España
las trincheras de Verdum
las praderas de los Estados Unidos de Norte América
las estepas de Rusia
las calles de Hiroshima y Nagasaky
las correderas de Sabra y Shatila
los campos de concentración de Bangla Desh
las barracas de Auschwitz y Buchenwald,
las calzadas del ghetto de Varsovia y Terezin,
los muslos de Nanking
las montañas de Armenia en Tabriz y Leninagan.
las areniscas del desierto sirio en Der El Zor.
los arrozales de Viet Nam
las canchas de foot ball de la República de Chile
las arenas del Desierto de Atacama
las aguas del Mar territorial de los destierros
La Ultima Cena, La Última Solución
Cuando yo deba morir
y mueran conmigo todos ellos
al igual que ustedes
regresaré inmaculado;
como el hijo perdido de dios
para empezar de nuevo
sin nombre
y sin voz
para no responder jamás a sus llamados.

366

Nadie está a salvo del error diario
Ni de la fortuita genialidad.

367 NO PONGAS ESA CANCIÓN

No ponga eso. No lo pongas

Los copos de nieve caen
como aplausos con guantes de lana
Las comparaciones no son buenas repite el maestro.

Estoy fríamente despierto, sí, mirando
la nieve desnuda en el aire
Estoy fríamente despierto
en casa de infancia y de otros
Entra y sale la nieve del alma.

Hablando de otros asuntos; tirita mi piel
sobre mi oculta nada
Y este recuerdo que es de ninguno
permanece curvamente nevado

¡Oh copo innumerable!
Estoy despierto de frío
mirando la nieve que vaga disuelta en el aire
alrededor de mi cuerpo de hielo.

Polvo bañado de luz, di tú la verdad
¿por qué son más los recuerdos que puedo olvidar
si palpo con sangre?

Pero qué importa, al fin,
si inmaculado es tu color de siempre
y mi vida se desprende y se cae,
en la nieve,
límpida y leve,
llena mi voz ya de muerte.





999

Cuando el pensamiento es tarea de vagos y maleantes.
hay que perderse, dice Jesús
vagar por los márgenes, por el desierto,
en los calabozos y en las montañas
pero por dentro
de la verdad, el bien y la belleza.
Sólo los intensamente malditos mejorarán este mundo.