140.- NERUDA-GARDEL


Cuando Neruda es ilusionista
de la imagen de sinestesia
ves el truco. No hay sinónimos,
ni más explicaciones
acabará como estatua de bronce
cual Gardel,
que cada día canta mas despacio.

…Y a propósito;
dejen de colgarle el pucho, 
de soplarle la bufanda
y repetir sus atoradas alabanzas
que no ven 
no da más
sus huesos quebradizos y ambarinos
soportan  lamentos argentinos
como las flatulencias envasadas de nuestro bacalao.

141.- FAULKNER


Cuando Faulkner no sabía 
que el sonido y la furia hablaban
con duros adjetivos
y rígidos epítetos
donde siempre son vencidos,
el sonido y la furia, por la culpa,
mas nunca sometidos.

142.- LAS CARTAS DEL TAROT


Cuando de todos los libros de mi biblioteca
descubro que guardé sólo una frase
irrepetible
pura
que no podía ser modificada
ni contaminada
y mis libros queridos.
Mis amadas páginas pudriéndose
mis adorables masturbadas
sólo enmarcan la ventana por donde pasa tanta gente:
Los mormones golpeando tantas veces incontables
para preguntar si estoy en paz con dios,
los traidores que me miran en lo oscuro
para saber si estoy con mucha ira.
Los insurgentes
sin conocer mi risotada
Los indigentes
que sueñan con culparme.
El cartero
que sólo trae cuentas
y no el saludo ingrato que yo espero,
Los muertos de la risa y cobradores vengativos
Sobre todos estos últimos,
pirañas de mis bolsillos,
para los cuales escondo mis caudales
Y la amante que ya no soporta mis huidas
Y mi dinero
que se escapa presuroso a puras carcajadas
del quilombo bullicioso de mis bolsillos rotos.
Para eso están los caracoles tan custodios
del mio tesoro en mi pecera
porque nada me es más grato
ni sagrado
que proteger mi sed en la cantina
mi ebriedad tan amorosa
en el acuario que me aturde
y por la cual yo me deshonro
y vanaglorio.
Calladamente tiro mis cartas del Tarot
para saber si debo abrir o no
la puerta negra de mi casa negra
para que pase mi mujer alegremente oscura
y mi hija tenebrosa en su burbuja,
elegante, con sus hijos retardantes,
la comparsa tata de las mierdas putrefactas
que prosigue con mi sangre,
¡que se retiren los rapaces nietos!
Aquellos
que murieron reventados en la caída del avión
arrollados por el autobús
destruidos por el carro bomba
agobiados por el incendio de su hogar
abrumados por la mujer que los dejó
superados por la falta de dinero
despreciados por la hija con el hijo sin padre conocido.
la mujer del proxeneta
y la hoz
que en mi ventana espera al que se asoma,
son el martilleo de estas teclas que golpean mi cabeza
para lo cual
me protejo gruesamente con los libros de mi biblioteca
y el absurdo intento de ceguera
de la orquídea inmensa que yo era.

Y era la frase que yo escondo
creo, de Carpentier:

El pez gris de aquel estanque
bostezaba en agua musgosa
mirando con ojo redondo
al hombre sobrante...

143.- HOMOFÓBICO











Cuando el maricón Nerón le  rezaba a la brújula.
Cuando el maricón Rimbeau no pudo ser burgués
Cuando el maricón Wilde miraba sus rasgos finamente cincelados
Cuando rezo, no sufrago y me siento un adonis:
¿De qué poeta me desprendo,
de cuál emperador
el lastimero soy 
y mi dosis, a cuanto me alcanza?

144.- JUAN SINN



Cuando quiero decirte Juan Sinn
y a ti Francisco Montaner
y a ti Lina
y a ti
que te recuerdo con amor y sin ofensas
que no tendría miedo de besar el desnudo torso
en la luna que tú quieras,
ni de bailar con los ojos entornados
el sonido que te arrulla
ni de acariciar tu muslo en la jornada,
que acogí al desamparo en el responso
para que nunca estuvieras solo
a pesar de no pertenecer a esa pisada
y decirte que amo sin condiciones
sereno,
irremisiblemente santo de los ángeles
tu sexo.

145.- FUGAZ


Cuando Oscar Wilde
se creía emperador romano.
¿Qué tenía de poeta?

Cuando Gabriela 
versó en tema, lugar y tiempo exacto.
¿Qué tenía de sagaz?

Cuando Whitman
escribió Hojas de Hierba.
¿Qué tenía de tenaz?

Todo lo que tengo de fugaz insuficiente
es mi voz fulera
inconsistente,

146- AH, DIOS



Cuando la enfermera me pregunta
si soy homeópata al leer Hojas de Hierba
se me van las ganas de la intrusa
se apelmazan las miradas
se encogen los meñiques
se me viene la acidez temperamental
y se apachurran las comisuras por donde me introduce su jalea
su sonrisa musa que es muy boba
y más grande que su popa
¡Qué mujer más desagradable! ¿No?

147.- CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA


/upload/fotos/blogs_entradas/cantos_de_vida_y_esperanza_med.jpg

Cuando no dejo de adorar los Cantos de Vida y Esperanza.
reverencio a Rubén Darío
pertenece a pocos:
a las ínclitas razas ubérrimas
a los pararrayos celestes.
al minúsculo ritmo y al clarín de los cisnes
al jaspe bacante y al jarrón de cristal
y también a la novia de Abril.

148.- VALLEJO


Cuando me postro ante Vallejo
porque el eje de la tierra inclina
rajando desde el negro saludo
y puro tan profundo
tomando esa mano descendiendo
de mis huesos tan callada
hasta su cráneo en la nube americana
que me abraza
apoyando en los pilares esquineros de mi casa
esa pena inmóvil
que sujeta.

149.- PERU


Cuando viví en Perú
Sí, sí.
viví en Perú huevón
Pero en Perú,
ni el inca de Trujillo
se acordaba de Vallejo ni de Ciro
del Alumno y el maestro

Viví
en el Cuzco diariamente
Lima en la solapa
y al pie de la montaña.
yo con ilo.

Y yo, que sé,
pregunté por todos ellos
pero nadie se acordaba de sus muertos
de los muertos que eran nuestros.
Desde siempre casi siempre desde el lecho.

Me presentaron eso sí en Cuzco
sus nuevos muertos sin haber nacido
porque eran muertos muy recientes
pero no eran nuestros los mortales
eran los ekekos justicieros
o toros sobre el techo 
con razones que ignoramos
y turismo.

Pero de los muertos muertos
nadie se acordaba 
de los comunes muertos.

Hay demasiadas aves
que se venden en la calle muchas veces
muchas aves por un simple plato de lentejas.
Demasiado abono en sus respuestas.
Muy poco salitre en su mirada
Me dijeron que eso nunca era mío
y yo les dije  : 
nunca tuve
en Los Andes cara a cara
de ese muerto, nada.

En la selva me dijeron que en la costa
Y en la sierra que en la selva
Me lo dijeron en quechua
para que me quedara claro.
Pero escuchaban en español
sin reconocer a los ladrones
los comunes nuestros esos,
cuando viví en Perú.

150.- PATERAS


Cuando bogan los barqueros
y cantan bateleros en Venecia vaporetos
nadie sabe lo que quieren
los balseros del Caribe
con sus remos.

151.- PLAGIO

Cuando plagio a Francisco Quevedo
no muero de frío porque es lumbre
alimento incandescente y credo sempiterno
que seduce y arde cuando tengo frío.

152.- NICA



Cuando venero la Obra Gruesa
a imagen y semejanza
de un Parra contundente
y todo lo que viene después son
Terminaciones imaginadas;
las cuales están desniveladas
o imaginariamente descuadradas
con un color imaginario
o textura imaginaria
a ritmo imaginario
de este poeta imaginario
postulando a un premio imaginario
de un concurso imaginario.

153.-MUERTES Y MARAVILLAS




Admiro la Muerte y Maravilla de Teillier
por caminar tan despreocupadamente por mi casa
con las mismas cosas vistas
apelando a defunciones indocumentadas,
a los caballos que pastan en la cerca
donde duerme siesta mi triciclo
mientras el peluquero afila su navaja
y hurga en la espuma del hisopo
en la amarga historia de la viuda de mi pueblo
que es mi madre
y del zapatero extinto
que prolongó la jornada de mis pasos
en las lejanas calzadas de mi infancia
cuando no tenía edad ninguna tarde.

154.- PURA SED

Cuando Omar Jaïyam es el profeta
“para que el día en que muera
“se me lave con vino
“y el día del juicio
“busquen mis huesos
“en el polvo de la taberna.
Pon hermana
mi epitafio donde quieras.

155.- LA CAMA DE NERUDA


Cuando Pablo Neruda descargó en mis sueños
la dimensión infinita de los hombres
y su discurso pedante
temblador de las nirvanas
correligionario y comandante
con demasiados mausoleos y pañuelos
cubriendo todo el cielo
no deja espacio ni a los muertos.

Prefiero de Neruda ese hombre obeso
durmiendo con Matilde en cama flaca
con sus resortes y el oxidado eco de la tos
que parece un suspiro solitario de un mascarón de proa añejo
sólo útil para cazar gaviotas con sus alas boquiabiertas
en el ángulo superior izquierdo
de los marcos de marinas y retratos de navieros puertos.

Y sacudiéndose los pelos de un corte caballero
para que la boina complete su ridículo vacío
donde duerme un gato cada vez que pienso
en ese misterioso que le sopla con sus versos
las cuadernas
y cristalerías de colores de todas las vitrinas
del boliche anónimo
que le vendió el pan más duro
y se quedó con todo el vuelto.


156.- MODERNIDAD

Cuando la modernidad está llena de excesos
y la neomodernidad es el colmo.

157.- CONFISCAR




















Manos arriba
y me registra  me confisca
La Revolución 
del Átomo.
pero no toca La Sagrada Familia 
de Engel, porque es creyente.

El soldado me registra me confisca.

Miro aquella bota y me sonrojo de sus marchas
de su rigor infante
de su severidad paupérrima
de su aspereza huérfana
y de su miedo inconcebible a la nobleza
y a la decencia.

158.- FIDELIDAD

Te insisto
cuando la fidelidad es intensa,
hay complicidades inconfesables
hay culpas inmorales
hay entregas desnudas y exclusivas;
compulsivas
hay caricias irrepetibles
pero por sobre todo;
comunes muertos
los cuales contienen a todas las mujeres 
y a todos los hombres.

159.- COMUNES MUERTOS


Cuando los comunes muertos
son:
Los huesos cubiertos por la piel con
tanta tibia en la tarde humedecida y un
poco de cartílago entre huesos en
consuno que presumo son
contendientes del amor presente
y furioso contingente que te apremia.

La amante impresentable que llama y llama
a la hora exacta señalada cuando estamos
distantes del mantel.

Ese largo viaje programado
a la sombra de un dintel
y por supuesto los abandonados que enterramos
y olvidamos.

160.- PRIMA EN LA


Cuando llegué a esa fiesta con mi prima
ella tenía un vestido can can
y a mí.
Mis zapatos de abuelo brillaban
al son del High Bass
En la pista de baile pasaban las luces
y mis pasos
como lo hice en el espejo de luna,
mansamente humedecido.
Lo hice para que ella me abrasara delgada,
todavía casi sin pechos
para que me acariciara alba
todavía casi desnuda,
cuando todos durmieran
frente al espejo de luna
gimiendo bajito:

te quiero mucho,

casi te amo.

161.- POEMA EN LA AUTOPISTA



Cuando alada está la muerte en plena recta
y lamiendo le miento zigzagueando.

Al calendario asfalto le hablo en lo concreto
y en idioma de giros, circulo entre los rizos
pero el rumbo hacia el ocaso es lo directo.

Al viento concurro y me postulo.
Me duermo en la línea del medio dignamente
pasando y amputando.

El astro titila en su punto más lejano
cuando el anillo de aquel dedo se me sale.
Y al mirar el rocío de mi sangre
la profunda herida se me olvida.

No hay caso.
Es la hora que me toca en esta ruta cercenando
cuando alada está la muerte en plena recta
y lamiendo le miento zigzagueando

162.- LO MEJOR DE LO MEJOR


Cuando dijo Mallarmé:
no hay mejor trono que nuestro propio culo.
A los 17 años me pareció un grito democrático
pero hoy a los 47 le replico:
No hay mejor mermelada
que la de damasco
no hay mejor pan
que la marraqueta
ni mejor helado
que el de vainilla
ni mejor domingo
que el de mi abuela
ni mejor vino tinto
que el carmener
el tinto merlot
el tinto sirah
el tinto cabernet
el tinto malbec
y el tinto tinto
el tinto de caja
y el tinto en bota
el tinto a granel
y el tinto de chuico
el tinto de casa
y el tinto de caña
el tinto de invite
y el tinto de fudre
el tinto en tinaja
que es tinto la raja
y donde me siento.
¡A tu salud Mallarmé!

163.- FUTURISMO


Cuando Maiakówski el futurista
vocifera su Nube con Pantalones.
Pablo de Rokha
vocifera Pantalones Hirviendo.
¿Alguien recuerda los Túneles Morados de Daniel Belmar?

El futuro no será.
A lo más, ya es cosa del pasado.

164.- YESENIN, SERGEI


Sergei Yesenin and Isadora Duncan 1923 by klimbims

Cuando Isadora Duncan balanceaba sus plumas
sobre el rubio de y Yesenin.
Pero Sergio
era alérgico a las plumas de esa aldea.

165.- MORIR NO ES NUEVO







Cuando Sergei Esenin
en la acción de arte suprema
escribe con su sangre este último poema:

Morir no es nuevo;
y  vivir,
por cierto no lo es.

Allí nunca hubo dilema.
Pero me pregunto si es brillante
o pura candidez.

166.- ACCIÓN DE ARTE



Cuando acción de arte es:
1.- escribir con nubes en el cielo
2.- escribir en los durmientes: “hay durmientes en los durmientes”
3.- ocultar todos los semáforos
4.- cambiar el sentido del tránsito
5.- quemar la cara con la plancha
6.- instalar aros en los labios
7.- pincharse sutilmente los meñiques
8.- dejar de bostezar.
Entre nosotros, es pura estética insalubre
que se confunde en cualquier texto.

167.- LENTES ÓPTICOS


Cuando el ampuloso y pedante
bolchevique Maiakówski se mata por orgullo
Pablo de Rokha se mata por desesperación
Violeta, por la vejez insoportable
Salgari por miseria 
Gorki por tuberculoso
Virginia porque lo pedía el personaje
Alfonsina por el tedio
Couve por solitario.

Jimy Hendrix por la octava.
Séneca por la tina
Janis Joplin por la quinta
Van Gohg por amarillo

Jeanne  por Modiglianni
Allende por la patria 
que lo habita
que no es patria que palpite
y que perfora con su dedos tantas dudas
y se repite
se acostumbra y lo machaca y se repone con su nada
en lo absoluto tiene el acto terminal
Y todo aquello del suicidio es un problema.
Un verdadero problema metafísico.

168.- ¿CUÁNDO?

Hay un satélite en cada uno de nosotros
que orbita alerta
y apunta azul de oscura luna y certero

y hace blanco

a ese dolor que solo muerto se me aplaca
y confirma revólver
mi camino. ¿Cuándo?

169 LOS POLLITOS DICEN

















Cuando el prepotente explica, dice 
Tokio. Hamburgo. Guernica.
Dice Berlín y Filipinas
África, Cuba, Oriente dice
Sudaca yanqui nazi comunista
medio mundo dice blanco negro.

Hace o deshace
discrimina y elimina
y siempre rima con:

los que tienen hambre
los que tienen frío
los que llegan tarde,
los que deja la manada
los que resignan la mirada
y les da alimento en el tubo digestivo
de aquellos que vomitan su doctrina,
con su dios a cuesta
la fé de sus difuntos,
y lo perverso que siempre ufana al fuerte sobre el débil
de acuerdo a la ley de las especies.

170







































Cuando Rilke,  poeta del círculo,
sólo hizo el círculo de los buitres.

¡José María Rilkeniuno!

171.- LOU SALOMÉ




Cuando Lou Salomé,
era frutosamente impura,
cogia en su monte de Venus
esperma deliciosamente oceánico
de Freud, 
de Tonnier Rilkemente
pero no de Nietzsche ¡Jamás!
Para el cual no hay monte alguno
apenas  Monte Sacro
y paseos vespertinos
bajo un círculo de buitres
oteando las frágiles y leves
amebas de sus sesos.

172.- JOSÉ ÁNGEL BUESA












Cuando me amaba y me atendía
procurando olvidar esas llamadas me decía:
- No olvides botar la boleta de esa fiesta.
Me decía:
- Eres resbaloso como un pez
mas no te comparas a José.

- No quiero un hijo tuyo ni de él.
- ¿Que tal si me aparezco por tu casa?
Me decía.
Me ponía muy nervioso
Yo creo que estaba loca
No de amor, si no de drama
No de celos, sí de cine.
Me repetía diálogos completos de los filmes
Los cuales por supuesto, yo sabía y repetía.
Nuestro elegido era El Vampiro Fiero
colmado de tormento a contrapelo.
Más de alguna vez
escindí una vena y en sus labios un quejido se asomó.
Pero la verdad 
estábamos enfermos.
No de un mal de amor
si no de locos.
¿O acaso no es de locos
que ella me pusiera de espalda
contra la pared y me besara
y me mordiera con sadismo tras las puertas?.
Eso no se comprende. Es al revés.
Se supone que debía cortejarla con flores y papel
Pero aquello es letra muerta.
Yo hablaba y platicaba con paciencia
y ella me atacaba con sus besos
en plena calle y al envés.
Con inmensa furia se quejaba por la urgencia,
por lo breve y por lo ardiente
Antes de una  cita caminaba
delante de mi paso a la salida,
balanceaba y provocaba mi estampida
como si no nos viera nadie.
Y otras veces
me obligaba a caminar de adelantado
por lo cual se reía humedecida.
Bueno; la categoría de ese amor
solo alcanzó para los versos de José;
José Ángel Buesa,
a quien le agradezco su simpleza.

Y como todo amor de apremio y prisa
se acabó enseguida;
cuando me confesó con gran tristeza y simpatía:
Me casé.

173.- SCHOPENHAUER





Cuando podría recordar a Schoppenhauer
el que va del dolor al tedio.
Sería un presumido toque de elegancia
en estos versos.
Pero es obsoleto. Es cuento viejo.
Hoy no se comulga con absolutistas,
mas bien nos mofamos de sus profundidades
Son peces del abismo con su lucecita.

¿Para qué descender a descubrir
esas presunciones
o pensamientos provisorios
de la cual se alimentan allegados como tú?

174 CUANDO MI PADRE CUANDO MI MADRE









Cuando mi padre y mi madre
cuándo.

175.- ILUSIONISTAS


Cuando Owen, Fourier, Sain Simon, Marx y Engels
son los utopistas
Lenin, Trosky y Mao Tse Tung
son los ilusionistas. ¿Viste?

176

Cuando los que viven en el Occidente son occidentales
y los que viven en Oriente, horizontales;
según me lo confirma Robinson Monsalve.
Hijo.

177.- DEBER MORAL

Arturo Prat es un héroe civil,
y no marino
aunque les pese.

Cuando te digan:
piensa en tu deber moral
piensa en Balmaceda y en Allende,
piensa en Prat;
esos GLORIOSOS perdedores.

178

Cuando los bucaneros, los piratas, los filibusteros y los corsarios
son empresarios todos sin distinción
aunados por esta nueva fé
y sus oraciones son las encuestas
su dios el dólar
su oráculo la bolsa de comercio
sus catedrales los centros comerciales
sus sacerdotes los ingenieros comerciales
la sagrada familia es la oferta y la demanda
la comunión es el consumo
su línea de crédito es el perdón
y el cielo, la baja tasa de interés
de los pequeños empresarios
que son peores
que el capitalismo popular.

179











De Nicolás a Nicolás.
No sé por qué crees tú
de que te odio yo.
Cuando crees tú
que el enemigo soy yo
eres tu enemigo tú.
No soy textualmente;
el mismo que tú crees
según dices.
Y sobre todo crees
literalmente
que soy esa amargura
que de mí
pervive en ti
habitualmente,
a pesar del olvido.
El cual es;
según tú crees
convencidamente,
amordazar
mi nombre
en todos estos años
repetidamente.
Me avergüenzo
de que me odies tú.
Te lo digo
sinceramente.
Y espero que sonrías tú
de ti
como me sonrío yo
de mí,
constantemente
de esta enemistad.
No estoy para héroe yo,
digo históricamente.
Ni para fantasma tú.
Por ti
los puros de corazón
oportunamente
fueron sacrificados,
y por mi
delatados
convenientemente.
En ese contexto
nuestro verso
es de un estilo perverso
casi demente
por la cual te propongo
que no me conozcas tú
como no te conozco yo.
Te lo propongo
hasta atrás Nicolás.

180

Cuando Zaratustra dice que las mujeres son pajarillos,
a lo sumo; vacas,
gatas,
sobre el tejado más caliente del pecho macho
cuando beso el redondo vientre y azul de estrías
aullando la noche de tu casa.
Perras,
sobre la constelación cantante de las aguas de Huidobro
Ruinas,
de los archivos municipales y sus meriendas
al fondo del pasillo abriendo de par en par
el par de senos pichonas
y sus lamidas mermeladas.
Trinos,
de aves que escuchan los fugitivos
sin que lo sepa ese marido,
ni los infidentes compañeros
o el poeta amante con capullos .
Gemidos,
del oficinista que olvida el oficio funerario
y olfatea el ejercicio del control reloj tardío remiso
y evidentemente:
Abrigo,
de los torneados muslos rubios míos
y del besito inolvidable
cuando se acaba la jornada
ovulando demasiado tarde
y a mi disposición tardía,
viuda mía,
perdida para siempre.
Ni por un pelo se equivoca,
Nietzche.

181

Cuando Thor regrese al fiordo
Cuando Mitra regrese a Persia
Cuando Wotan regrese al Rhin
Cuando Astaror regrese a Túnez
Cuando Hermes regrese a Grecia
Cuando Brhama regrese a la India
Cuando el Dragón regrese a China
Cuando Mahoma regrese a la Medina
Cuando Tupac Amaru regrese al altiplano
Cuando Quetzalcoatl a la América Central
Cuando Tuatha Dé Dannan regrese a Irlanda
Cuando Manutara regrese al huevo de Rapa Nui
Cuando Cristo regrese con todos ellos en una misma sangre
y en una misma lengua;
¿Cuál será, me lo pregunto,
el rostro verdadero?

182 XTO



Cuando Cristo no recuerda
a su padre asesinado en una cruz.
Cristo es incapaz
de rezar un padre nuestro
por los padres muertos nuestros
por lo cual, desprecia al padre,
y se deshace
entre tímidos creyentes,
Se me disloca de cruzadas
y descoloca sus milenios
como si  pétalos deL aire
en cualquier primavera sin mis vientos
ni versículos, ni cuentos.

183 REIVINDICACIONES

Cuando reivindico a los sioux
en las películas de blanco y negro
reivindico a los apaches
los mexicas
los mapuches,
los tehuelches, onas, patagones
médulas, senderos, arios
piñones, copihues, calafates
nativos arrasados a balazos
y un hatajo de guanacos en los altos coironales
En las películas 
en negro y blanco
reivindico nazis, fascistas, comunistas
reivindico turcos, árabes, nipones, metodistas
reivindico Inquisiciones, la Gestapo, el Ku Klux Klan,
Piras, fracturas y alicates
colgando en alambradas,
la CIA,  KGB, y la DINA,
la FAO, ONU y la OEA
hambre traiciones disparates
y a todos los que yo he sido en blanco y negro,
escuchando el estampido de una carabina,
y a todos los que yo he sido en carne y hueso,
escuchando la fractura de mandíbulas
y el rictus lascivo del torturador fraterno
reivindico mi condición y me canto
bañado en la radiante de toda mi vergüenza.

184 TROVO LO QUE TROVO


Cuando me trovo,
trovo a todos
y entiendo que así no mueren los que trovo.
Si muere lo que trovo, igual trovo
puesto que ellos vivan yo pretendo
Si nada cambia lo que trovo
sólo en ello creo y trovo
porque en el dolor trovando
entiendo las quimeras a las que trovo.

En ellas consto trovando,
pues en el siniestro y en el justo creo y trovo.
Creo en mi padre todopoderoso
creador de mis terrores más eternos
pero más creo en la trova triste de mi abuelo enfermo
hacia el cual tengo tronando mis paseos.

Las losas del concreto se estremecen
cuando creo en cada crucifijo que aborrezco
y retumban las olas del dolor silente
cuando trovo con voz aterradora y triste.

Los ojos de ese cristo a medianoche
apuntan con su dedo hacia mi rostro
y creo y trovo en esta trova mía
cuando trovan voces de ese cristo con reproches
que me aterra con la guerra de su tropa
sutilmente
por supuesto dalo
como siempre.

185



Cuando la Inquisición condenó al Papa Sixto V
por traducir la Biblia
al menos tú no serás cremado
por creer conmigo en este cuando,
el cual no es el medio ni el mensaje.

186











Cuando la revolución de octubre
y esos
diez días que conmovieron al mundo
mataron a John Reed de tifus
pero salvaron al Neruda
quien estuvo exactamente a una canción desesperada,
del suicidio.

187

Cuando la peste supura
en rojos bubones
bajo los pestilentes hábitos
del colegio de cardenales
que no logra terminar con sus vicios
ni sus bocados virginales.

188 LOS NOVIOS DE MANCINI

Cuando la viruela inocula
bajo la piel sacerdotal sus pústulas,
las marcas del vicio perduran
en los rostros de los perversos
por la señal de la santa cruz;
según me lo recuerdan Los novios de Mancini.

189












Cuando Máximo Gorki vivió con averías
soñadores,
decadentes y borrachos,
santos
y cafiches que lo que han perdido todo
excepto la respiración

190












Cuando el arquitecto Mansard
padre de Versailles
vio al enano de la cornisa llorar por amor a su gárgola
y escuchó gemir en los techos
al inquilino colector de mariposas
y polillas;
inventó la mansarda.
Evidentemente
cuando ataca la polilla que no captura el colector
se oye gemir al enano en el desván
para el cual inventó la mansarda
el arquitecto Mansard.
Este es un cuento efectivo
un cuento eminente
en un bostezo de horas de tedio infernal.

191.- CIEGOS




Hay algo blando
y esponjoso en esos ciegos
Soy incapaz de creer
en sus bolsillos descosidos
No creo en el hambre
de sus tripas
ni en sus manos sucias
mirando hacia los cielos
Me importa un comino
si encuentra o no el camino.
En sus manos sucias
las pulcras mías
no serán capaces de tocarlo.

192

Cuando la vida es un relato
y tengo la lengua más grande que mi boca
me atraganto
me escribo traduzco
lastimo

193

Cuando me olvide Valeria Mesalina o Sor Teresa de Calcuta
que no mienta Paulina Bonaparte o Sor Teresa de Lorbao
ni que finja Ninon de Lenclos o Sor Teresa de los Andes
Que me ronde Lady Hamilton o Sor Teresa de Lisieux
Que simule Margarita Gauthier o Sor Teresa de Mier
Que desdeñe Inés de Suárez o Sor Teresa de Jesús
Que me niegue Marilyn Monroe o Manon Lescaut
Que traicione Scarlette O’Hara o Mata Hari
Que se vaya Penélope o Madame Bovary
Que me agravie La Gioconda o Cicciolina
Que me time La Durmiente o la Perón
Que se muera la Bardot o Golda Maier
Que me sueñe Eva Braun o Dulcinea
Que me ceda Salomé o Mesanina
¿Quién me encumbra?
¿Tú o todas esas?
Como ala abierta
que me acoja
solo Berta.

194 LILIT


Mujer te llamas remembranza
y te pareces a todas y a ninguna.
Eres música y luciérnaga 

Cual víbora de ensueños
fosiliza su mirada de crápula y metralla
al eterno femenino en el dominio de esa luna
que nunca fuera mía y única.

Infiel

Las veces que mordiste sutilmente
desde las pompas de jabón que eran mis promesas
hasta el granito con sus códigos perpetuos
tus nombres fueron miles
tantos
como los poemas que te dije.